El alcohol, la dieta y el gimnasio ¿compatibles?

El alcohol, la dieta y el gimnasio ¿compatibles?

Si eres de los que dedica buena parte de la semana a la dieta equilibrada y la alternancia de ejercicios físicos para mantenerte en forma ¡estás de suerte! El gimnasio y la fiesta ya no son incompatibles. Todos los que tratan de cuidar y mantener su cuerpo saben que el alcohol es el peor enemigo de una dieta y un buen entrenamiento. No son más que calorías huecas, pero ¿quién puede resistirse tras una dura semana de entrenamiento? ¿especialmente tras los sinsabores de la dieta? Llega el fin de semana y todos tienen una copa en la mano.

“Ginsin te da la oportunidad de salir de fiesta sin que el alcohol perjudique todo lo que has trabajado”

¿Cómo afecta el alcohol al metabolismo?  Para empezar, habría que decir que metabolismo es el proceso corporal por el que las sustancias ingeridas se convierten en otros compuestos. En el caso del alcohol, cuando este es consumido una pequeña cantidad se absorbe a través de la membrana mucosa, pero la mayoría del alcohol entra en la corriente sanguínea a través de las paredes del intestino delgado. El hígado se encarga de desintoxicar la sangre, evitando que se acumule y destruya las células y los órganos. Hasta que todo el alcohol haya sido metabolizado, se expande por todo el cuerpo afectando al cerebro y los tejidos. Pero el hígado solo puede tratar una cantidad determinada por hora (y varía según el cuerpo de cada consumidor).

Hay que tener en cuenta que el alcohol se metaboliza mucho más lento de lo que se absorbe y que cada gramo de etanol aporta 7,1 kcal. El consumo de alcohol hace que el cuerpo se centre en metabolizarlo, obviando o ignorando otros procesos con nutrientes necesarios. Afecta directamente a tu dieta, de nada sirve comer bien si las copas destrozan todo lo que se ha trabajado.

Entre los principales problemas de la ingestión de alcohol se encuentran las alteraciones del sistema inmunológico que abre la puerta a todo tipo de infecciones, aumenta el riesgo de cancerogénesis así como el daño hepático que puede derivar en enfermedades más graves, provoca miopatías de músculos esqueléticos, cirrosis y cardiomiopatías.

Todas estas consecuencias derivadas de consumir alcohol pueden parecer muy a largo plazo, quizás tras diez o veinte años de consumo. Sin embargo, no hay que olvidar que el alcohol tiene un efecto irritante en todo el cuerpo, provoca desnutrición o falta de vitaminas que no están siendo absorbidas correctamente por culpa del alcohol.

Estudios publicados recientemente en el European Journal of Applied Physiology demuestran que cantidades superiores a 1gr de alcohol por kilo de peso corporal afectan directamente a la recuperación del entrenamiento. Es más puede llegar a duplicar el tiempo necesario para una total recuperación. Si bebes, tu recuperación es más lenta. No dejes que el alcohol arruine tu entrenamiento.

En conclusión, si intentas llevar una vida sana, cuidar tu cuerpo y mantenerte en forma, lo mejor es alejarte del alcohol. Existen muchísimas alternativas sin alcohol en el mercado. Pero si eres un amante del gin aún puedes disfrutar de todo su sabor sin los perjuicios del alcohol.

 

 

Publicado en Sin categoría y etiquetado , , , , , .

Un comentario

  1. Pingback: La nutricionista Malva Castro habla de alcohol y vida sana -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *