Psicología del alcohol ¿por qué bebemos?

Psicología del alcohol ¿por qué bebemos?

Partiendo de la base de que la Unión Europea es la región del mundo donde más se bebe según la Organización Mundial de la Salud, habría que preguntarse qué es lo que nos lleva a beber alcohol en primer lugar ¿es un hábito social? ¿tiene componentes psicológicos? ¿lo dicta nuestra genética quizás? Es hora de hablar de mitos y realidades en torno a la psicología social del alcohol. 

El alcohol puede derivar en adicción, además de problemas en el sistema digestivo -que afectan sobre todo al hígado- y en el circulatorio -corazón, hipertensión, etc. Sin olvidar que su consumo está asociado a accidentes de circulación vial  y comportamientos sociales agresivos, como pueden ser peleas y agresiones. Entonces ¿por qué seguimos bebiendo?

Los últimos datos revelan que cuatro de cada cinco españoles ha probado el alcohol en el último año, la mayoría hombres. Y un 10% bebe a diario. Después del tabaco, el alcohol es la droga más consumida en España. Especialmente entre personas de entre 40 y 60 años. La bebida favorita es la cerveza, pero los fines de semana el 90% elige cualquier bebida alcohólica. Los números no mienten. España bebe alcohol, mucho. Y deberíamos saber qué nos mueve a ello. Para ello vamos a revelar 4 mitos y leyendas en torno al alcohol que nos regala Fundación Alcohol y Sociedad, puedes consultar más información útil aquí:

Aporta energía, “siempre que salgo de fiesta, una copita me ayuda a animarme”. Negativo. El alcohol es un depresor del sistema nervioso. Aunque creas que al salir cansado de fiesta el alcohol te va a activar, lo único que hace es jugar con tu sistema nervioso y tus inhibiciones.

Una cerveza apenas tiene alcohol. Verdad a medias. No se trata de los grados que tenga una bebida, eso solo favorece a la facilidad con la que sus efectos se notan en el organismo. Se trata de la Unidad de Bebida Estandar (UBE) establecida por la OMS para medir el alcohol puro que nos tomamos. Un hígado sano puede metabolizar alrededor de una U.B.E cada hora u hora y media. En este sentido una UBE de cerveza no dista de la de un chupito o un vaso de vino.

Ayuda a ligar y ser tú mismo. Error fatal. La sensación de relajación nos puede aportar cierta sensación de seguridad, ayudar a rebajar lo estrictos que somos con nuestra propia estima o con la de los demás. No deja de ser una desinhibición momentánea, y no estas siendo tú mismo. Estas mismas inhibiciones nos ayudan a ser personas sociales, empáticas y civilizadas ¿no te notas más agresivo, más a la defensiva, más dramático, “más a la que salta”?

Beber solo me afecta a mi, y nadie más. Mentirijilla. Según estadísticas de nuestro país, los problemas del consumo abusivo afectan a una media de 4 personas más, además del bebedor. Todo ello sin contar los accidentes mortales y no mortales que se originan por el abuso del alcohol.

Es un grave error tratar de resolver problemas pendientes con el alcohol. Ya sea autoestima, dificultades para ligar o timidez social. No siempre vas a estar borracho, y carecer de inhibiciones no te hace ser “tú mismo”. Si te gusta leer bajo un árbol a solas, eres nefasto para sacar temas de conversación o prefieres pegarte maratones de series un sábado noche, diez copas no van a cambiar eso. En lugar de convertirte en una marioneta sin criterio del alcohol, escoge tener el control total de tus acciones, de tus decisiones, y pásate a consumir bebidas no alcohólicas de fiesta.

Quizás lo más complicado, pese a toda esta información, es que somos animales sociales. Y el alcohol está tan extendido porque se ha convertido en la herramienta social por excelencia: las tapas, los bares, las discotecas. Parece que cualquier actividad social pasa por echarse unos tragos. Una buena práctica podría ser salir y pedir bebidas sin alcohol, como Ginsin Premium. No hay que renunciar a hacer vida social o seguir saliendo. Pero sí podemos apostar por nosotros mismos, por llevar las riendas y tener consciencia en cada momento de quiénes somos y lo que hacemos. Para empezar, olvida que el alcohol te hace especial o te hace una mejor versión, una versión más social. Acepta el reto y bebe bebidas sin.

Publicado en Sin categoría y etiquetado , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *