Mitos y realidades sobre el consumo de alcohol

Mitos y realidades sobre el consumo de alcohol

A día de hoy, y desde los inicios de la historia del hombre , el consumo de alcohol se ha mantenido siempre presente a lo largo de la historia. El alcohol es una de las sustancias adictivas más ampliamente consumidas en el mundo.

Como bien sabes  el  consumo de alcohol puede producir efectos nefastos en tu cuerpo y mente, pero en este post conocerás toda la información relevante  a esta sustancia. Además desmontaremos algunos mitos asociados a él.

mitos del consumo de alcohol

Después de numerosos estudios científicos e innumerables investigaciones acerca del consumo de alcohol y su efecto en el organismo humano, no se ha podido determinar una nivel  de consumo seguro para  la salud.  Por supuesto la recomendación de los organismos médicos y de salud es que cuanto menos alcohol consumas mucho mejor. 

Los efectos así como las causas de su consumo vienen determinadas por razones muy variopintas.  Influyen muchos factores entre los que destacan los físicos (sexo, peso corporal, edad, consumo previo de alimentos), factores genéticos, sociales y un largo etc que determinan el nivel de vulnerabilidad de la persona ante esta sustancia.

Dependiendo de esta característica  el individuo puede ser más propenso a sufrir enfermedades, alteraciones, lesiones o generar una adicción al alcohol.

Por supuesto existen casos en los que la ingesta debe estar totalmente prohibida: embarazo o lactancia, jóvenes  que aún no tienen edad legal para consumir y ciertas situaciones que requieren de todos tus sentidos. Por ejemplo en la conducción en carretera o trabajos que requieran un alto nivel de coordinación y de atención.

¿Te imaginas a un cirujano borracho en una operación a corazón abierto? ¿Y a un operador de grúa?

joven borracho

Mitos asociados al consumo de alcohol

Mito 1: Por unas cervezas no pasa nada

Como bien sabrás, todos los médicos, entrenadores personales y nutricionistas suprimen el alcohol de cualquier dieta equilibrada. La razón, es porque es una fuente de calorías vacías con un nulo aporte nutritivo que a tu cuerpo le cuesta mucho quemar y es que contienen altos niveles de azúcar.  Estos azúcares, si no se queman rápidamente se almacenan en el cuerpo en forma de grasa.

Puedes mezclarlo con refrescos light y aunque sigue siendo igual de perjudicial, el menos son menos calorías.

Y por supuesto y más importante, es que claro que afectan a  nivel de reflejos, no conduzcas bajo ningún concepto si has bebido.

Mito 2: Beber los fines de semana no daña el organismo

Claro que daña el organismo, es alcohol. Aunque es cierto que depende del nivel de intensidad y de la cantidad, las consecuencias serán más o menos relevantes.  Además, siempre existe el riesgo implícito de que se convierte en una adicción o hábito.  Muchos jóvenes y no tan jóvenes asocian esta sustancia con divertirse y a relacionarse con otras personas.

No tienen la seguridad suficiente para establecer primeros contactos sociales  sin sentirse ¨desinhibidos¨

 

Mito 3: Consumir alcohol te ayuda a pasar un mal trago o superar una situación

La verdad es que solo te evade de la realidad. Por mucho que bebas y quieras olvidar, ese problema no va a desaparecer hasta que lo gestiones o lo superes.  No puedes refugiarte en el alcohol como salvavidas, porque te hará perder el control sobre tu realidad.

Te costará gestionar emociones, comportamientos y sentimientos.  Además potenciará tu estado anímico. Es decir, si estás contento te sentirás eufórico ( aunque rápidamente desaparecerá) y si te sientes triste o deprimido esta sensación aumentará y te sentirás aún peor.

Por no hablar de los problemas asociados con tu círculo social, tu ambiente laboral, tu estado físico o incluso para conciliar el sueño.

privación del sueño por alcohol

Mito 4:  Si tienes frío consumir alcohol te hará entrar en calor

En un primer momento, el efecto  del alcohol es ¨agrandar¨ o dilatar tus vasos sanguíneos y provoca que la sangre vaya hacia la superficie de la piel y por eso sientes más calor. Sin embargo rápidamente la temperatura vuelve a bajar e incrementa tu sensación de frío.

Si te encuentras con una persona o un amigo en un estado avanzado de embriaguez, arrópalo y proporciónale calor, no recurras a la conocida ducha fría. Empeorarás la situación.

Mito 5: El alcohol alimenta

Un mito totalmente falso, como hemos visto anteriormente sólo aumenta la producción de grasas en el cuerpo.

Mito 6: El alcohol es bueno para el corazón.

Si es cierto que existe una recomendación general por parte de los médicos en este sentido. Ellos recomiendan tomar una copa de vino tinto con las comidas ( sólo una al día) para evitar problemas cardiovasculares.

Sin embargo cada persona es un mundo y no se debe de generalizar esta creencia, puesto que pueden ser totalmente algo desaconsejable dependiendo de la situación inicial de esa persona.

 Mito 7:  Disfrutarás más el sexo con un par de copitas

Nada más lejos de la realidad.  Es cierto que una copa puede hacerte sentir algo menos vergonzoso o menos desinhibido  pero lo cierto es que puede provocar grandes problemas sexuales.  Desde la impotencia,  imposibilidad de eyacular o eyaculación precoz, falta de deseo sexual o incluso prácticas sexuales de riesgo.

En ese momento no se valora objetivamente los peligros del sexo sin protección que puede derivar en enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados.

cocktail sin alcohol

Mito  8 : Aguantar más alcohol te convierte en el más fuerte

Esta creencia viene asociada a la virilidad masculina y es más hombre quien aguanta más.  Además es cierto, que si consumes alcohol habitualmente tu cuerpo esté más habituado y aguantes más, pero eso no te hace más fuerte, al contrario, tienes más probabilidades de caer en la adicción. Y por consiguiente, volverte alcohólico.

 

Mito  9 : A Si hago deporte no me afecta tanto

Para nada. Puede afectarte incluso más que a una persona que no practica deporte.  Los efectos del alcohol se notan y afectan a los sistemas del cuerpo humano.

  • Nervioso: produce alteraciones en la concentración, la capacidad de reacción y la coordinación.
  • Aumenta las probabilidades de lesión, aumenta la fatiga muscular y el tiempo de recuperación.
  • Ralentiza la absorción de vitaminas, minerales y proteínas además de la integración de éstos en el organismo.

Esperamos que hayas resueltos algunas dudas y eliminando algunas creencias muy extendidas en la sociedad actual y que sigas disfrutando de un agradable cocktail sin alcohol rodeado de la mejor compañía.

ginsin sin alcohol ginebra

 

Publicado en Consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *